El amor romántico como utopía emocional de la posmodernidad

“El amor romántico se adapta al individualismo porque no incluye a un tercero ni a un grupo, siempre se considera en la unión de dos personas que se bastan para hacerse felices”, dijeron los autores. La edición de la UNCuyo reproduce el texto aparecido en la revista Entretanto.

el amor romántico posmoderno es utopía colectiva Expresado en y sobre el cuerpo y las emociones de las personas, lejos de ser una herramienta de liberación colectiva, es un narcótico social.

El amor de hoy es un producto cultural de consumo que divierte emociones y entretiene al público.Han surgido industrias y estilos de vida enteros en torno al amor. lorenzo hd Conocido como «doble egoísmo», forma de relación basada en la dependencia, búsqueda de seguridad, necesidad del otro, abandono de la interdependencia personal, falta de libertad, celos, rutina, apego irreflexivo a las convenciones sociales, reclusión mutua…

Esta segregación conyugal ha contribuido al conformismo, los cambios ideológicos hacia posiciones más conservadoras, la despolitización y el vaciamiento de los espacios sociales, con un marcado impacto en las democracias occidentales y en la vida de las personas. Debido al individualismo, las redes de cooperación y apoyo entre grupos se han debilitado o desaparecido, y ha aumentado el número de hogares monoparentales. La gente tiene poco tiempo libre para hacer redes sociales en la calle, y el anonimato es la forma de vida en la ciudad: un caldo de cultivo y por tanto ideal para la unión de parejas (monógamas y heterosexuales, si es posible). )

De esta forma, nos atrevemos a afirmar que el modelo de relaciones sexuales en la cultura popular se basa en la ideología del “sálvese quien pueda”.muchas personas se quejaron amor posmoderno Son superficiales, rápidos e intensos, como la vida en la gran ciudad. El amor fugaz se está volviendo cada vez más común, y las personas parecen estar «chocando» entre sí en lugar de fusionarse.

Creo, coincidiendo con Erich Fromm, que si bien el deseo de enamorarse es común, el amor es en realidad un fenómeno relativamente raro en nuestra sociedad actual: «En el sistema actual, las personas que son capaces de amar son anomalías forzadas; el amor es un fenómeno marginal ineludible en la sociedad actual, porque el amor requiere mucha apertura, entrega, generosidad, sinceridad, comunicación, honestidad y altruismo, lo que entra en conflicto con las realidades de las relaciones posmodernas entre hombres y mujeres.

Por eso creo que el amor no es sólo la realidad, sino una utopía emocional Un mundo que anhela emociones fuertes e intensas. En el posmodernismo, existe el deseo de permanecer constantemente entretenido. Es probable que estas necesidades de escape y escapismo se vean exacerbadas por el tedio y la mecanización de la vida.Esta utopía emocional personalizada también aparece en ch Llamada la era del narcisismo, donde las relaciones se basan en el egoísmo y el egocentrismo individual.

RELACIONADO:  regalos boda kit

Las personas suelen entablar relaciones superficiales basadas en una idealización del otro que luego desaparece como un espejismo. De hecho, las personas a menudo se aman no por lo que son, sus complejidades, sus defectos y sus fortalezas, sino por lo que quieren que sean.el amor es asi fenómeno idealizado Las frustraciones de los demás; cuanto mayores son las expectativas, mayor es la decepción.

Este amor romántico da cabida al individualismo porque no incluye a terceros ni a grupos, se considera siempre en la unión de dos personas que se bastan para hacerse felices. Esto favorece la continuación de la democracia y el capitalismo, porque puede evitar movimientos sociales a gran escala que pueden desestabilizar el statu quo. Por eso, en los medios de comunicación, en los anuncios, en las novelas y en los mensajes, nunca se habla de un «nosotros» colectivo sino de un «tú y yo para siempre». El amor se canaliza hacia la personalidad porque, como se conoce al poder, es una energía muy poderosa. Jesús y Gandhi ampliaron el concepto del amor como una forma de relacionarse con la naturaleza, con las personas y las cosas, y tuvieron que sufrir las consecuencias de la supresión que les imponía el poder.

El amor es un realidad utópica porque entra en conflicto con la realidad de la vida cotidiana, que para la mayoría de las personas suele ser monótona y rutinaria. La industria cultural actual ofrece multitud de realidades paralelas en forma de narrativas a un público emocionalmente hambriento y necesitado de intensidad, sueños, distracción y entretenimiento. La idealización del amor, en forma de novelas, dramas, telenovelas, reality shows, concursos, canciones, etc., es una forma de escapar y trascender la realidad porque se sienta encima de la realidad, o más bien porque actúa como un fondo, distorsionando, enriqueciendo, transformando la realidad cotidiana.

Necesitamos enamorarnos de la misma manera que necesitamos rezar, leer, bailar, surfear, ver una película o jugar durante horas: porque necesitamos trascender nuestro «aquí y ahora», un proceso que a veces puede ser adictivo. Fusionar nuestra realidad con la de otro es un proceso fascinante, o, en términos narrativos, un proceso maravilloso, ya que dos biografías que habían estado separadas hasta entonces se unen y, con suerte, esta unión coloca a los amantes en una realidad idealizada, que está mucho más allá de la realidad misma. , lejos de la casualidad. Por eso el amor es para los amantes como una isla o una burbuja, un santuario o un lugar exótico, las drogas, una fiesta, una película o un paraíso: una historia de amor siempre se cuenta en un lugar especial, en un contexto especial, como si suspendido en el espacio y en el tiempo. En este sentido, el amor se experimenta como algo extraordinario, un evento extraordinario que altera mágicamente la relación de uno con el entorno y con uno mismo.

RELACIONADO:  regalo de bodas con n

Sin embargo, este conflicto entre el amor ideal y la pura realidad a menudo se considera trágico. Las expectativas e idealizaciones de una persona o de cómo se siente el amor son una fuente de sufrimiento humano extraordinario, ya que enfrentarse a una realidad mitificada genera frustración y dolor.Y, como admitió freud (1970): «Nunca estamos a merced del sufrimiento cuando estamos enamorados; nunca somos irremediablemente infelices cuando perdemos el objeto de nuestro amor, o su amor.

Quizás lo más importante de esta utopía emocional es que alivia el dolor existencial, porque en la era posmoderna la libertad es aterradora, el sentido se ha derrumbado, la verdad fragmentada y todo es relativo. Mientras grandes sistemas religiosos y campos ideológicos como el anarquismo y el comunismo han decaído, el amor, por otro lado, se ha convertido en la solución holística a los problemas de la existencia, el vacío y la falta de sentido.

Otra característica del amor romántico actual es que reúne las dos grandes contradicciones de los urbanitas posmodernos: queremos ser libres e independientes, pero necesitamos el amor, el cuidado y la ayuda de los demás. Los seres humanos necesitan relaciones sexuales y afectivas con sus semejantes, pero anhelan la libertad, por lo que la ambivalencia es constante y responde a lo que yo llamo «insatisfacción permanente», un estado constante de desobediencia, por lo que no valoramos lo que siempre tenemos y queremos lo que no tenemos, por lo que nunca estamos satisfechos. A los humanos nos cuesta acostumbrarnos a la idea de no tenerlo todo a la vez, pero lo queremos todo a la vez: seguridad y emoción, estabilidad y drama, euforia y rutina.

La insatisfacción perpetua es un proceso que nos hace vivir una vida en el futuro en lugar de disfrutar el presente, combina la tensión entre la idealización y el desencanto que surge en el amor posmoderno, ya que el hilo conductor es la añoranza de los amados o amados inaccesibles que no pueden corresponder. a los que nos aman. El punto es el deseo, que muere con la plenitud y vive con la imposibilidad.

Si la primera contradicción del amor posmoderno radica en el deseo de libertad y exclusividad, la segunda contradicción radica en la ansiada igualdad entre hombres y mujeres. Por un lado, la revolución feminista de la década de 1970 tuvo importantes avances en el ámbito político, económico y social; por otro lado, podemos estar seguros de que el patriarcado se mantiene saludable en sus símbolos y emociones.

En algunos países, las leyes han logrado llevar las reivindicaciones feministas a la realidad social, incluso cuando la crisis económica nos ha alejado aún más de la igualdad y la igualdad entre hombres y mujeres en las democracias occidentales. Junto a esta ansiada igualdad legal, política y económica, también debemos comenzar a involucrarnos con el mundo de las emociones y los sentimientos. El patriarcado todavía está arraigado en nuestra cultura porque las historias que escuchamos son las mismas de siempre, solo que ligeramente diferentes. Las representaciones simbólicas siguen impregnadas de estereotipos que no liberan a las personas sino que las limitan, los modelos que nos brindan siguen siendo desiguales, diferentes y complementarios, y seguimos devorando otras mitades y romances El eterno mito del amor, que se ha convertido en colectivo utopía emocional impregnada del mito del patriarcado.

RELACIONADO:  regalo de bodas de plata

Algunos de ellos todavía existen en nuestro estructura emocional, dando forma a nuestras metas y aspiraciones, seguimos idealizándonos y desilusionándonos, mientras la historia continúa recreando el mito de la princesa en el castillo (buena mujer, madre, santa) y el mito del príncipe azul (lo suficientemente valiente como para ser romántico, fuerte y gentil). Muchos hombres agonizan por su incapacidad para amar a mujeres poderosas, simplemente porque no encajan en el mito de la princesa sumisa, ya que implica un profundo temor a ser traicionados, absorbidos, dominados o abandonados. Los mitos femeninos son dañinos para los hombres porque dividen a las mujeres en dos categorías (buenas y malas) y perpetúan la desigualdad de los hombres y el miedo a las mujeres. Este miedo aumenta su necesidad de dominarlas; el imaginario colectivo se llena de mujeres pecadoras y desobedientes (Eva, Lilith, Pandora), mujeres poderosas y terroríficas (Carmen, Salomé, Lulu), mujeres perversas o Demoníacas (Arpía, Amazonas, Gorgona, Segador, Moira).

Al mismo tiempo, muchas mujeres están besando sapos, con la esperanza de encontrar al hombre perfecto: sano, joven, sexual, gentil, guapo, inteligente, sensible, masculino, educado, rico en diversos recursos. El príncipe azul es un mito que acrecienta la subordinación de la mujer al hombre al poner las manos de su destino vital sobre otro ser humano. Este héroe distorsiona y magnifica la imagen masculina, creando innumerables frustraciones para las mujeres. Cuando aparece el Príncipe Azul, carga con otro mito pernicioso: que el verdadero amor es con el hombre ideal que los hace felices.

A pesar de estos sueños de armonía y felicidad eterna, en nuestra sociedad posmoderna, la lucha de poder entre hombres y mujeres sigue siendo un gran obstáculo para las relaciones libres e igualitarias; para ello, es necesario seguir luchando por la igualdad, romper estereotipos y destruir modelos tradicionales, subvirtiendo roles, fabricando otras historias y aprendiendo a quererse más allá de las etiquetas.